En tus zapatos

Ana María López Ramón

 Socióloga

 Universidad de Antioquia

 

Hay dos frases que siempre recuerdo por lo que representan, por el momento en que las escuché y por la situación en que sabiamente las dijeron.

“Lo que hacemos no nos define”.

“Si juzgas a un pez por su capacidad de subir a un árbol, siempre creerá que es un idiota”.

Culturalmente hacemos parte de un conjunto de dinámicas y roles que nos exhibe en sociedad, con una etiqueta pegada en la frente que cínicamente dice, que las atribuciones sociales que tienen ciertos oficios y pasiones es lo que realmente somos. Fácilmente un ingeniero que trabaja como taxista, una enfermera que le gusta desempeñarse como mesera 3 noches a la semana, una politóloga que es actriz o una psicóloga que le encanta hacer pan, o yo, una socióloga y comunicadora que ama hacer bolsos, diseñar ropa y escribir… También tenemos cerebro y sirve para mucho.

Al igual que ellos y muchísimos más, nuestras carreras y pasatiempos, son solo oficios que desempeñamos porque nos gusta y a otros porque les toca. Pero decir que “el cerebro no le dio para más” simplemente porque no se desempeña en lo que con esfuerzo estudió, o que “siempre fue malísima para el estudio, por eso es taxista”, o “a ella no le gusta trabajar, por eso es actriz”, cuando es una carrera que al igual que otras exige tiempo, estudio y mucha dedicación; “estudiar psicología es muy fácil y ni así pudo conseguir trabajo: bruta”; “le tocó ponerse a vender camisetas y él dice que es su empresa”…Y puedo seguir mencionando comentarios absurdos que a diario escuchamos muchos de los que rompemos con el estigma de eres lo que haces y debes hacer lo que estudiaste.

NO! Por eso las capacidades y los gustos hacen parte de un mundo diverso, donde el espacio donde nos desarrollamos profesional y personalmente es sólo una ventana de acción de las múltiples que tenemos en nuestra vida. Hay muchas personas que estudian una carrera y se desenvuelven en ella y los aplaudo, también aplaudo a los que estudian una cosa y hacen otra y sigo aplaudiendo a lo que nunca estudiaron y hacen algo.

Sólo cuando la gente conoce tus capacidades y lo que puedes crear con ellas, sólo en ese momento sabrán que el pez es un excelente nadador.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *