Jazzcísticos instantes

¡No dejes de cantar Negro,

no dejes cantar negra

no dejes de moverte negrito!

 

Ya nació el blues,

ya creció el jazz

en Nuevo Orleans

en Mississippi

se va para San Louis

se va para Chicago

llegará a Nueva York

lo llevará Armstrong

el mejor,

el más amado,

el boca grande,

el mejillas englobadas,

el ojos salientes,

el carcajada sonora,

el manos ágiles,

el de la voz de trueno

— Louis Armstrong —

el rey del jazz.

Por, Elvio Cáceres, poeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *