Habitantes de calle hacen sus necesidades fisiológicas en el Barrio San Camilo

El mal olor por las heces fecales y la abundancia de moscas por la contaminación son algunos de los problemas que aquejan al sector.

Por: María Mercedes Flórez –  María Camila Cárdenas – Estudiantes del programa de Comunicación Social-FUP

El barrio San camilo pertenece a la comuna 4  y estrato 3 de Popayán, ubicado al centro oriente de la ciudad, esta comuna se compone de 33 barrios, 359 manzanas, 6.530 viviendas y la habitan 31.149 personas y es la segunda comuna en número de viviendas y población de la ciudad.

 En el transcurso de la semana, se encuentran residuos de heces fecales en el barrio San Camilo, algunos de los habitantes de las casas de este barrio han manifestado su inconformidad al respecto,  ya que el mal olor afecta a las familias que se encuentran en sus viviendas y a las personas que pasan regularmente por el lugar.

Exactamente en la calle novena con carrera octava se ha venido presentando esta situación, los habitantes de la calle han tomado como cuarto de baño  la entrada de una de las casas ubicadas ahí.

“Varías veces ha ocurrido lo mismo, los indigentes vienen a la cuadra a hacer sus necesidades, el mal olor y la  incomodidad es terrible. Realmente es una situación muy desagradable y no sabemos a quién pedirle ayuda, nadie del barro es capaz de acercarse a ponerle tierra por lo menos porque es verdaderamente asqueroso”  dice Ofelia Díaz, habitante de una de las casas del barrio.

Precisamente hace dos días uno de los habitantes de calle hizo sus necesidades en esta cuadra, la mayoría de veces es en el mismo rincón, ya que es donde la luz de los postes de energía no alcanza a llegar. En este sector está ubicado el jardín ‘Crecer Juntos’, los profesores, los niños y los padres de familia también han expresado su inconformidad.

“el problema es que nuestro Jardín infantil esta diagonal al lugar donde los indigentes hacen esto, hemos trasladado a los niños del aula principal hacia el aula trasera para que no se vean afectados, ya que también las moscas se empiezan a alborotar. Es peligroso para los niños, algunos padres de familia también  han traído la queja, el olor no es para nada sano teniendo niños en el lugar.” expresa Roció Ramos, Profesora del Jardín ‘Crecer Juntos’.

La empresa Serviaseo diariamente envía a los encargados a barrer las calles, pero según las personas del barrio, los trabajadores no poseen las herramientas adecuadas para limpiar de forma correcta cuando se presentan este tipo de situaciones.

Sin embargo, es necesario que este problema se corte de raíz y para esto es recomendable realizar una intervención social para así darle fin a lo ocurrido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *