Egresado de Comunicación Social genera cambios sociales en personas con problemas de drogadicción

Por: Diana Naranjo, estudiante del programa de Comunicación Social FUP

El programa de Comunicación Social de la Fundación Universitaria de Popayán, en su compromiso de formar profesionales íntegros y versátiles, destaca a los nuevos profesionales quienes culminaron su primera etapa profesional y con el objetivo de conocer su trayectoria laboral posterior a la universidad resalta Carlos Humberto Pérez Castañeda, quien obtuvo su titulo de Comunicador Social – Periodista en el año 2019.

Carlos Humberto, Comunicador Social y Periodista, se encuentra trabajando en un centro de rehabilitación llamado El Taller del Maestro, en donde hace nueve meses tuvo la oportunidad de hacer parte del equipo de trabajo con el propósito de ayudar a jóvenes y adultos con problemas de drogadicción y comportamiento, brindándoles acompañamiento y apoyo para su rehabilitación.

Dentro de su campo de trabajo, para efectuar el proceso de acompañamiento vive interno en el centro junto con los usuarios, dedicándose a dictar talleres y clases relacionados con temas éticos, morales, de convivencia ciudadana y conducta que son fundamentales al momento de volver a implementar el bienestar integro de una persona en dichas condiciones, debido a que, se fortalece al ser humano con el fin de que pueda afrontar la vida nuevamente, tomándola como una segunda oportunidad para salir adelante en la sociedad.

Las personas que acuden al centro provienen de distintas realidades, por lo general, llegan con un deterioro mental y psicológico, que pudieron formarse a causa de pertenecer a familias disfuncionales y entornos de exclusión, por lo tanto, el trabajo que los distintos profesionales que pertenecen al centro tienen que desarrollar es arduo y de gran valor social.

Carlos Humberto se ha encargado de brindar herramientas transversales que permitan a los internos construir un poder de voluntad frente al consumo de drogas, organizando espacios dinámicos y de recreación con la realización de manualidades y artesanías, que posteriormente pueden vender y generar ingresos para su sustento, con el fin de ocupar su tiempo en algo productivo para mantener la mente y el cuerpo ocupados y así poder evitar una recaída.

Todos los procesos conllevan a la mejoría de la persona con actividades deportivas, educativas y espirituales, sin embargo, como en la vida cotidiana existen dificultades, se han evidenciado casos de recaídas o jóvenes que han escapado del centro quienes posteriormente vuelven con conflictos internos, generando un retroceso en la rehabilitación, pero como lo manifiesta Carlos Humberto “este es un trabajo hermoso, pero a la vez requiere mucho esfuerzo”, buscando mantener el proceso de apoyo.

El Taller del Maestro, es una organización con animo de lucro ubicada en Florencia, Caquetá a cargo de la dirección de Julio Cesar Sánchez Patarroyo, quien es reconocido por trabajar en el área clínica, psíquica y psicológica, junto con más profesionales que están dispuestos a generar un cambio significativo en la sociedad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *